Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

viernes, 12 de mayo de 2017

MUCHAS COSAS EN ESTA SEMANA

Como todas las semanas, esta ha transcurrido con normalidad... Este es nuestro día a día en el aula, jugamos, disfrutamos, aprendemos, trabajamos...
Alimentando y descubriendo los gusanos de seda
 Preparamos nuestro panal para las abejas
Muy concentrados
Y no pude evitar hacer esta foto de juego simbólico... Dos amigas que se van de compras



No hay comentarios:

Publicar un comentario